Sharenjoy nace integrando las posibilidades de la economía colaborativa con los beneficios de los players tradicionales, añadiendo el componente social: el modelo triple win.

La economía compartida, popularizada por marcas como Airbnb y Uber, ha crecido exponencialmente los últimos cinco años y promete hacerlo más durante la próxima década. El consumo colaborativo mueve 26.000 millones de dólares al año, crece entre un 15% y un 17% al año, y el MIT le calcula un potencial de 110.000 millones de euros.

Las empresas de la economía compartida más conocidas se dedican al negocio del transporte compartido (BlaBlaCar, Didi Kuaidi, Lyft, Uber, Yandex.Taxi, Respiro, SocialCar), y del alojamiento (Airbnb, Alterkeys, Rentalia). Pero también en otras áreas varias compañías han tenido éxito identificando ineficiencias en el mercado y transfiriendo el control de las transacciones a los clientes: EatWith, Meal Sharing, Traveling Spoon (comida), Yerdle (ropa), Yehola (energía solar)…

En este contexto nace Sharenjoy, que busca reinventar la industria aseguradora con una aproximación innovadora que integra las posibilidades de la nueva economía colaborativa con las fortalezas y beneficios inherentes a los players tradicionales. Así, nos hemos posicionado a la vanguardia del sector insurtech con un modelo, bautizado como triple-win, que genera ventajas a todos los actores involucrados.

Win 1: Nuestros clientes

Como no puede ser de otra manera, Sharenjoy surge para dar respuesta a las necesidades del consumidor digital del siglo XXI, poniendo a su disposición un producto que se adapta a su medio natural (la movilidad), a su tiempo (la inmediatez), a su lenguaje (apps, RRSS), y a su conveniencia (compartir y colaborar). La economía colaborativa es el pilar fundamental del proyecto, y permite una forma de comercialización disruptiva: el precio, siempre low-cost, disminuye conforme aumentan los usuarios adheridos al microseguro, lo que hace a su vez aumentar la indemnización.

Win 2: El conjunto de la sociedad

Una parte de la recaudación por venta de microseguros de cada evento se destina a engrosar una “caja de resistencia virtual” que, en ausencia de siniestros (como ocurre en el 99% de los casos), se donará íntegramente a la causa social que previamente han votado los propios usuarios en el proceso de contratación del producto. De esta manera demostramos nuestro compromiso con el conjunto de la sociedad y nos hacemos eco de una preocupación real de nuestros clientes, a la vez que desincentivamos el fraude, las reclamaciones y las conductas de riesgo.

Win 3: Las empresas tradicionales

Desde Sharenjoy facilitamos que los players establecidos se sumen a la nueva economía. Frente a la proliferación de propuestas que empoderan a la ciudadanía y parecen excluir a los actores consolidados, nosotros consideramos que estas compañías pueden y deben seguir aportando valor a los usuarios no solo por su adecuación a  la legislación vigente, que en muchos casos debe ser revisada y actualizada para adaptarse a los nuevos hábitos de consumo, sino, especialmente, porque garantizan los más altos estándares de solvencia,  calidad, seguridad y eficiencia de costes.