La gestión de la avalancha de información que llegará sobre los clientes es uno de los retos del insurtech, que sigue la estela del fintech. En España, apenas 50 empresas encajan en este nuevo sector tecnológico enfocado a la industria aseguradora.

La economía colaborativa es una de las tendencias de consumo con más terreno por delante. De momento, se ha centrado mucho en el transporte y el alojamiento, y el motor es la generación millennial. El sector asegurador ha permanecido hasta ahora al margen de la economía colaborativa debido “a la rigidez regulativa“, según defiende Francisco Álvarez, cofundador de Sharenjoy. “No aseguramos bienes, aseguramos experiencias, ilusiones, emociones“, recalcó Álvarez en InsuranceRevolution, celebrado en Madrid. En este evento, Álvarez dio a conocer a la industria la propuesta de Sharenjoy, que plantea lanzar el primer microseguro enfocado a eventos de entretenimiento del mercado.

Sharenjoy es la startup ganadora de la primera edición de la Incubadora Digital de Caser Seguros. Una relación entre los seguros tradicionales y las insurtech que todavía es incipiente pero que el sector da por hecho que se intensificará en los próximos años.

Según afirma AXA en un estudio sobre las insurtech, ya el 74% de las aseguradoras predice la disrupción en cinco años; sin embargo, solo el 28% está explorando asociarse con las insurtech y actualmente solo un 14% invierte o tiene incubadoras o programas especializados.

Las insurtech están vistas en el sector por las aseguradoras tradicionales como un aliado que se focaliza en un segmento al que ellas no llegan. Sin embargo, la cifra de insurtech en España apenas alcanza las 50 empresas. Y es una visión que contrasta con el temor a que empresas como Google, Apple, Amazon o Facebook decidan entrar en el negocio, ya que tienen la tecnología y los datos para ser una seria amenaza.

El sector asegurador se enfrenta a los mismos retos y amenazas por los que ya ha comenzado a pasar el sector bancario. El camino iniciado por el fintech se está replicando en el insurtech, entendido como una auténtica revolución que afectará la estructura de la industria y en la que el cliente tiene un poder que nunca antes había tenido.