Constituye la manera más eficiente de garantizar la sostenibilidad del modelo, dado que convierte el fraude en un problema colectivo.

Como ya hemos señalado, un porcentaje de la recaudación por venta de microseguros de cada evento se destinará a engrosar una caja de resistencia virtual, que tendrá dos funciones fundamentales: en ausencia de siniestros (algo que, por suerte, sucede en la mayor parte de las ocasiones), su valor sería donado a un fin social que previamente habrán votado los propios usuarios en el proceso de contratación; y, en caso de que se produjeran reclamaciones, la caja de resistencia sería íntegramente repartida entre la causa social elegida y los damnificados, como complemento a la cobertura experiencial que les permite revivir el evento que se han perdido en compañía de una persona de su elección.

En palabras de nuestro compañero Alberto Mera, que compagina su trabajo en Sharenjoy con su particular manera de entender la divulgación en materia de emprendimiento y desarrollo personal (os recomendamos no perder de vista su canal de YouTube): “¿Por qué no darle la vuelta a la pirámide de Maslow e ir directos en busca de la realización?”. Los seguros pueden y deben ser diferentes.

No se trata exclusivamente de demostrar nuestro compromiso social, una exigencia, por otro lado, del consumidor contemporáneo, sino que, además, constituye la manera más eficiente de garantizar la sostenibilidad del modelo, dado que convierte el fraude en un problema colectivo. Mientras al cometer fraude en una póliza individual tradicional el único perjudicado sería la aseguradora, en un modelo de indemnización colaborativa como el nuestro, el fraude repercute negativamente sobre todo el colectivo, pues el que legítimamente reclame una indemnización recibirá una cuantía menor por culpa de aquel que la obtuviera ilegítimamente.

Además, este modelo desincentiva las conductas de riesgo y coadyuva a crear una presión colectiva responsable: si la conducta individual puede tener como consecuencia que un determinado fin social no reciba un donativo, el propio grupo es quien trata de evitar ese tipo de conducta.